Parashat Kedoshim

Si alguien desea llegar al máximo nivel de santidad, tiene que leer la Parashá de esta semana “Santos serán” y poner en práctica lo escrito. Allí se mencionan diferentes leyes que los hijos de Israel deben seguir para alcanzar ese estado espiritual. Tal vez digas, “No me interesa” o “no quiero cambiar”. El problema es que Dios exige que intentemos llegar a ese nivel, tal como está escrito: “Sean santos, porque Yo Soy Santo”. Pero antes de ver algunas de estas leyes, me gustaría preguntarles qué se imaginan que dice la Torá. Personalmente, creería que Dios quiere que viajemos a un retiro espiritual al Himalaya aislados de la sociedad, o que nos sumerjamos en helados manantiales, o que evitemos disfrutar de este mundo comiendo lo mínimo e indispensable, ¿verdad? Para mi sorpresa, nada de eso está escrito. De hecho, se describen leyes que nunca me hubiese imaginado que afectan a mi santidad, como la prohibición de retrasar la fecha de pago de los empleados, o no avergonzar al prójimo ni contar chismes, esos son algunos de los requisitos que exige la Torá para alcanzar este nivel. ¡Wau!, ¿con eso ya nos graduamos de santos? Pero entonces, ¿Por qué no hay muchos “santos” caminando por la calle?Porque al parecer las cosas más simples, las más lógicas, son difíciles de alcanzar, ya que no pensamos que harán daño alguno. ¡No me estaba burlando de él o ella, era una broma! Llegar a la integridad como seres humanos no es tan difícil, siempre y cuando seamos conscientes de las consecuencias de nuestros actos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.